miércoles, 3 de mayo de 2017

VIVA EL DÍA INTERNACIONAL DEL PROLETARIADO

1° DE MAYO: ¡A LUCHAR POR NUESTRAS DEMANDAS!
 ¡ABAJO LA EXPLOTACIÓN Y OPRESIÓN!

Conmemoramos este 1° de mayo saludando a las heroicas masas populares que luchan contra la explotación y opresión en todo el mundo, principalmente a las más pobres de las que somos parte, obreros, trabajadores, pobladores y campesinos pobres, las fuerzas motrices de la revolución chilena.

Nuestro pueblo ha resistido durante toda su historia el saqueo ejercido por potencias extranjeras y sus sirvientes en el país, la gran burguesía y los terratenientes que nos explotan con sus grandes empresas y  fundos para ellos exportar materias primas  y hacerse ricos a costa nuestra. Así fue con la dominación española, luego bajo el dominio del capitalismo inglés y actualmente bajo la dominación imperialista, principalmente yanqui.

Hemos luchado en las calles por trabajo, salario, tierra, vivienda, salud, jubilación, educación. Hemos enfrentando la represión y las políticas antipopulares del Estado chileno, con que las clases explotadoras nos ejercen su dictadura bajo sus elecciones que traen más miseria y hambre para el pueblo.  ¿Qué podemos esperar entonces de un sistema explotador como este? ¡Nada! Es cosa de ver lo hecho por el gobierno reaccionario y pro-imperialista de Bachelet con sus mal llamadas reformas. Reforma laboral para con ayuda de los vendidos de la CUT, profundizar la riqueza de los grandes empresarios con la sobreexplotacion de los trabajadores, queriendo forzarnos a participar de un sindicalismo al servicio de los patrones y el Estado (corporativización). Reforma educacional para aumentar la productividad de las empresas y fundos,  calificando mano de obra en los centros de formación técnica con su beca mal llamada gratuidad. Ajuste de sus aparatos represivos para prevenir la guerra popular. Inicio del proceso constitucional para promulgar una nueva constitución que reestructurará el estado chileno. ¡Esas son las medidas que los renegados del marxismo del falso partido comunista disfrazan de “grandes avances”! Estos y también el denominado frente amplio de Boric y Jackson junto a sus partidos burgueses hijos de la concertación, solo son títeres de los explotadores llamados a controlar al pueblo para ponerlo contra la revolución.

En esta fecha los explotados debemos levantar nuestras rojas banderas, conmemorar las grandes batallas que el proletariado internacional ha dado junto a las masas populares a lo largo de la historia, desde la publicación del manifiesto comunista en 1848, el levantamiento de la comuna de parís de 1871, hasta  la conquista del poder y el desarrollo del socialismo bajo la conducción de partidos comunistas con la revoluciones rusa (1917-1956) y la revolución china (1949-1976), siendo la gran revolución cultural proletaria dirigida por el presidente Mao el más grandioso avance dado hasta la fecha.   

Así mismo en nuestro país, debemos conmemorar nuestro hito más importante, la fundación del partido comunista en 1922 por Luis Emilio Recabarren, obrero marxista-leninista, padre del movimiento proletario y popular y jefe de la revolución chilena.  Los explotados debemos retomar su legado y desarrollarlo bajo el marxismo de hoy, el maoísmo,  colocando en su sitio a los traidores revisionistas que desde los años 30 usurparon el partido y lo transformaron en un partido electorero y contrarrevolucionario. La semilla roja que fue plantada crecerá inconteniblemente en medio de la lucha y la pobreza que impulsa nuestro anhelo de revolución,  una revolución del campo a la ciudad por la conquista del poder, que confisque con las armas en la mano las riquezas de los explotadores para el pueblo,  solo así podremos resolver los problemas postergados generación tras generación.  

¡VIVA EL, DÍA INTERNACIONAL DEL PROLETARIADO!
¡VIVA EL MARXISMO LENINISMO MAOISMO, PRINCIPALMENTE MAOISMO!
¡VIVA LUIS EMILIO RECABARREN JEFE DE LA REVOLUCIÓN CHILENA!
¡LUCHAR POR LA REVOLUCION!

MOVIMIENTO JUVENIL POPULAR


*declaración difundida el 1ª mayo

miércoles, 8 de marzo de 2017

¡VIVA EL DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER PROLETARIA!

El movimiento Juvenil Popular conmemora el día internacional de la mujer proletaria, saludando la lucha que dieron más de 100 mujeres obreras en el año 1908 por mejoras salariales en una fábrica textil en Nueva York y que fueron cobardemente quemadas y asesinadas. Hoy como ayer las mujeres y hombres del pueblo seguimos luchando cada día, enfrentando la miseria y las malas condiciones en las que nos mantiene las clases explotadoras y su viejo estado. A esta opresión de clases en el caso de las mujeres se agrega la opresión de sexo sin embargo, de ambas principal es la opresión de clase.

El gobierno de turno está regulando la mano de obra femenina para hacerla más productiva en favor de los terratenientes (temporeras) y de los grandes burgueses (obreras). Como si esto fuera poco quieren comprarnos el voto con sus farsas como la “equidad de género” y a este engaño contribuyen los revisionistas del falso partido comunista (es un vulgar partido burgués) que trabajan a favor de los planes de Bachelet. Podrán hacer leyes en supuesto favor de la mujer, abrir cupos para mujeres en su parlamento pero, todo eso es ilusión, porque la explotación y opresión al pueblo continúa existiendo y solo la Revolución Democrático Nacional puede resolver el problema de la explotación, dando inicio a la emancipación de la mujer con la conquista del poder, profundizándola durante el socialismo y culminándola en la sociedad sin clases sociales, el comunismo.

Hacemos un llamado a las mujeres pobladoras, obreras, campesinas, estudiantes a rebelarse contra la dictadura de la gran burguesía y los terratenientes ejercida a través de su democracia burguesa con el viejo estado chileno. Comencemos por luchar por las necesidades de la población, a protestar por mejores condiciones de vida y que hoy se traduce en la lucha urgente en contra del municipio que nos tiene sumergidos en la basura. La única forma de romper nuestras cadenas es luchando.

¡DESATAR LA LUCHA DE LA MUJER COMO FUERZA PODEROSA PARA LA REVOLUCIÓN CON GUERRA POPULAR!

MJP

MOVIMIENTO JUVENIL POPULAR

*propaganda distribuida en barrios populares

viernes, 9 de diciembre de 2016

Declaración de principios del Movimiento Juvenil Popular

¡SENTAR LAS BASES DEL MOVIMIENTO JUVENIL POPULAR!


“…los brazos juveniles baten al viento nuestras ondeantes banderas rojas, emblemas de la revolución que avanza”. Luis Emilio Recabarren


Todos los problemas de nuestra sociedad se explican y resuelven por medio de la lucha de clases. Objetivamente, la sociedad está dividida en clases explotadoras y clases explotadas, en opresores y oprimidos. Así mismo, estas clases sociales están atravesadas por los denominados sectores sociales, siendo principales, el sector de las mujeres, de los intelectuales y de los jóvenes. Estos sectores sociales, (y lo mismo ocurre con las razas), existen en todas las clases, por lo tanto, existen mujeres, intelectuales y jóvenes opresores y oprimidos, explotadores y explotados. Por lo tanto, y como lo planteó el gran marxista latinoamericano José Carlos Mariátegui al referirse a las mujeres, ellas, así como los intelectuales y los jóvenes, no pueden luchar la misma batalla juntos, pues tienen intereses contrapuestos según sea la clase social a la que pertenecen. En consecuencia los jóvenes pueden ser revolucionarios, centristas o contrarrevolucionarios, según sea su actitud y posición frente a las luchas populares y a la revolución; y es nuestra responsabilidad acelerar el proceso por el cual se han de incorporar a la revolución democrático-nacional y después socialista. Con esta motivación y como parte del proceso de retomar las rojas banderas de Recabarren desprestigiadas por los falsos comunistas del falso PC revisionista, y su engendro la mafiosamente llamada jota, hoy se levanta un Movimiento cuya base principal deben ser los jóvenes campesinos y obreros de clara conciencia clasista, dispuestos a trabajar por la unidad de las masas populares, adoptando el estilo de vida de obreros y campesinos principalmente pobres, estilo de vida, caracterizado por la lucha y trabajo arduo, abrazando la pobreza, porque la pobreza no es un insulto o una vergüenza, por el contrario, es una honra, es el  impulso vital para superar las adversidades de la lucha por la revolución que nos convoca.

El Movimiento Juvenil Popular, es una organización generada por la vanguardia del proletariado, para movilizar, politizar y organizar a las masas juveniles del pueblo en función de las luchas populares en campo y ciudad, contra la explotación y la opresión; lucha popular que tiene dos vertientes, por un lado la lucha económica por demandas inmediatas y por otro lado la lucha política por la solución definitiva de los problemas del pueblo. La primera es la lucha por medio de movilizaciones, paros y tomas, por salario y condiciones de trabajo, es la lucha por más tierra para el campesinado principalmente pobre, y por demandas en salud, vivienda, educación, etc. En síntesis es la lucha constante por la supervivencia. La segunda es la lucha armada por la conquista del poder para el pueblo; para el proletariado y el campesinado que son las fuerzas principales de la revolución, para la pequeña y mediana burguesía que son los aliados principales; es la destrucción del viejo orden social y la construcción del nuevo orden social, destrucción y construcción simultáneas y por partes, que será incontrovertible realidad a través del proceso prolongado de la guerra popular dirigida por el Partido Comunista fundado por Recabarren en 1922. No nos referimos al falso PC de los Fonseca, los Teiltelboim, Neruda, Corbalan, Gladys Marin o los Teiller de la actualidad; siniestros personajes que traicionaron al proletariado revisando (por eso son revisionistas) y cambiando los principios del marxismo leninismo, legalizándose para participar en el Estado burgués terrateniente, como un partido burgués más, tal como hoy no sin asco, podemos constatar. Al hablar sobre quien dirigirá la guerra popular, nos referimos al Partido Comunista de Chile que en proceso de reconstitución desde el 2009, retoma el marxismo leninismo adhiriendo a su tercera y superior etapa, el maoísmo; y brega por colocar la ideología y política proletaria al mando de toda lucha popular. El Movimiento Juvenil Popular comprometido en y para la revolución democrático nacional y posteriormente socialista, presenta la siguiente declaración de principios.  
        


¡POR UN MOVIMIENTO JUVENIL PRINCIPALMENTE DE
OBREROS Y CAMPESINOS!


La situación internacional
Nuestra época es la época de la revolución proletaria mundial y del aplastamiento completo del imperialismo, la reacción mundial y el revisionismo. Las fuerzas en contienda son revolución y contrarrevolución; esta contradicción rige el panorama mundial y en la actualidad se encuentra en su tercera y última etapa, en la cual la revolución está en ofensiva estratégica contra el imperialismo que se retuerce en su defensiva estratégica; la perspectiva es el triunfo de la revolución proletaria mundial con el establecimiento del socialismo en toda la tierra, y el total barrimiento del imperialismo. Pero esta perspectiva requiere superar las actuales dificultades internacionales en las que se debate la revolución y contragolpear las campañas contrarrevolucionarias del imperialismo, más aun si el oportunismo y el revisionismo están presentando las campañas imperialistas y aquellas dificultades de la revolución mundial, como demostraciones de que el imperialismo “todavía puede” frente a una revolución que “aún no debe”. La tarea es una sola reconstituir los Partidos Comunistas, preparando en cada país el inicio y desarrollo de una guerra popular por el poder para el pueblo, y esto solo puede hacerse en lucha implacable contra el revisionismo, los falsos comunistas y falsos revolucionarios que como en nuestro país, utilizan fraseología revolucionaria para penetrar en el pueblo, convertirse en dirigentes de sus luchas, para luego venderlas a las clases explotadoras a cambio de participar en el viejo Estado. El Movimiento Juvenil Popular debe aplastar estos engendros que encubren la putrefacción del imperialismo y resaltar la verdadera contradicción en lo internacional, el tercer momento y último en que se encuentra y que en ella la tendencia principal es la revolución proletaria mundial.

La situación nacional
A nivel nacional, las dificultades que enfrentan las masas populares del campo y la ciudad, se explican por tres problemas que caracterizan a Chile como un país atrasado contrariamente a la propaganda burguesa, que pretende presentarlo como un país moderno y próximo a ser desarrollado como los de la OCDE. Los tres problemas mencionados caracterizan a la sociedad chilena como una sociedad semifeudal y semicolonial, con un capitalismo burocrático creado y sostenido por el imperialismo y estrechamente vinculado al capital terrateniente. Veamos sucintamente estos tres problemas.

Chile es un país semifeudal porque en el campo existe gran propiedad agraria en manos de un puñado de terratenientes que explotan al campesinado por el método de la servidumbre, maquillada con el pago de salarios y jornadas laborales. Junto a esta gran propiedad y en estrecha relación con ella, es obvio que existen inversiones de la gran burguesía y del imperialismo, generando proletariado agrícola, lo cual no niega, más bien confirma el vínculo estrecho entre terratenientes, gran burguesía e imperialismo, los cuales explotan y oprimen al campesinado minifundista y al campesinado indígena de las comunidades, aplicando contra estas últimas una política racista y de reducción de tierras productivas. La gran propiedad agraria es la base material del poder político de los terratenientes en el campo y por tanto de su poder militar, considerando que controlan el estado chileno junto a la gran burguesía, pero no lo dirigen como si lo hace esta última clase.

Chile es un país semicolonial porque formalmente posee Estado y constitución propia, a lo que los reaccionarios llaman engañosamente “soberanía”, sin embargo tras esta apariencia formal, Chile es un país dominado por el capital extranjero, es decir, por el imperialismo principalmente norteamericano y secundariamente por otras potencias imperialistas. Este dominio extranjero se produce principalmente a través de sus lacayos la gran burguesía chilena y los terratenientes.

Chile es un país con capitalismo burocrático, un capitalismo sujeto a los intereses imperialistas, (por tanto un capitalismo enano, lisiado) y en estrecho vínculo con capitales terratenientes (por tanto un capitalismo deformado y enfermizo). La gran propiedad capitalista (el capital burocrático), es la base material del poder político de la gran burguesía a nivel nacional y por tanto de su poder militar, más aun cuando es la clase que dirige el Estado chileno. Esta gran burguesía explota al proletariado y demás trabajadores, y oprime al capitalismo nacional (pymes, mypes), de la pequeña y mediana burguesía.     

El Estado chileno es el instrumento de dictadura de las clases explotadoras chilenas, está controlado por los terratenientes y por la gran burguesía, siendo esta última la que lo dirige. El Estado chileno se apoya en sus dos pilares fundamentales: las fuerzas armadas y la burocracia estatal; de ambos principal son las fuerzas armadas, pues son su columna vertebral, como en todo tipo de Estado. Así mismo el Estado chileno jamás ha dejado de ser controlado por las dos clases explotadoras, ni en la época de la efímera república socialista de Marmaduke, ni durante los tres años del gobierno de Allende. Este último, pretendió engañar a las masas populares prometiendo que iniciaría una revolución socialista a partir de las elecciones burguesas, respetando la legalidad burguesa y sin destruir el viejo Estado de la gran burguesía y de los terratenientes. Tomó medidas paliativas y demagógicas como el vaso de leche, los aumentos salariales, y otras más importantes como fueron las nacionalizaciones, con las cuales pretendió fortalecer una de las facciones de la gran burguesía la facción monopolista estatal, frente a la facción de monopolistas privados. Pretendió corporativizar a las masas campesinas a través de la ley agraria Frei-Allende, que regulaba la formación de cooperativas y de asentamientos agrarios que eran propiedad del Estado y la entrega de tierras a comunidades indígenas; así mismo intentaron corporativizar a las masas trabajadoras en la ciudad, con el control obrero de las fábricas intervenidas. Para poder financiar su programa corporativo y el fortalecimiento de la facción monopolista estatal de la gran burguesía, se declaró partidario tanto de los préstamos del social-imperialismo soviético como de las líneas de crédito del imperialismo norteamericano. Pero su inoperancia e incompetencia mostrada por él y por los oportunistas y revisionistas de la UP en su intento por frenar y controlar el ascenso popular que se venía desde los años 60, hizo que el social-imperialismo soviético desistiera de entregar créditos al segundo año de gobierno, dejando el terreno libre para que el imperialismo norteamericano organizara el golpe de Estado de Pinochet. En nuestra apreciación, este golpe militar tuvo por objetivo principal frenar y aniquilar el ascenso popular, y castigar a las cúpulas partidarias con detenciones transitorias, llamadas hoy por los políticos burgueses, “las torturas sufridas por los renovados” (Bachelet, Vitar, etc.).       

Si bien el actual Estado chileno es más débil en el campo que en la ciudad, se introduce en las zonas rurales a través de las autoridades locales reaccionarias, de su red de caminos, postas, escuelas, retenes de carabineros, iglesias y programas sociales como chile solidario, vivienda subsidiada, PDTI, prodesal, repartiendo subsidios selectivamente e insignificantes capitales de trabajo; con esta infraestructura el viejo Estado sirve a las grandes inversiones del capitalismo burocrático en el campo y a los terratenientes, manteniendo a la mayoría de la población campesina, en un atraso feudal agobiante para el campesinado principalmente pobre. El dominio imperialista en el campo es directo e indirecto. El dominio indirecto se produce a través de los grupos económicos chilenos, y el dominio directo a través del control que ejerce sobre la producción de alimentos con el objetivo de bajar el nivel de los salarios, dicho control lo ejerce con las líneas de crédito rural del BID administradas por entidades chilenas y en segundo lugar con el desarrollo de la producción de semillas transgénicas. Además el imperialismo está impulsando la aplicación de planes de educación de la mano de obra rural, apuntando a elevar productividad, con nuevas carreras técnicas y una especie de ‘diplomados’ con planes piloto y convenios entre escuelas técnicas rurales, municipalidades y universidades, y con la implementación de la interculturalidad.

En resumen la lucha de las clases, la lucha de las masas de la  cual son parte los jóvenes, giran en torno de reivindicaciones democráticas fundamentales como la tierra, el salario y las condiciones de trabajo; y de reivindicaciones nacionales que se resumen en producción nacional y cultura nacional. Y solo sobre esta base de lucha por estas reivindicaciones, se puede comprender el problema de la revolución democrático-nacional.

Las dos etapas de la revolución.
Siendo Chile un país atrasado cuya sociedad es semifeudal, semicolonial y con capitalismo burocrático, la revolución que corresponde realizar debe servir a resolver estos tres problemas fundamentales, por lo tanto, debe ser una revolución democrático nacional. Es democrática porque destruye la semifeudalidad confiscando la gran propiedad terrateniente con la guerra popular, es nacional porque destruye la semicolonialidad con la guerra popular, confiscando la propiedad imperialista y destruyendo toda clase de vínculo y es democrático-nacional, porque destruye el capitalismo burocrático también con guerra popular, capitalismo que es soporte de la semifeudalidad y está vinculado al imperialismo. De esta manera la revolución democrático nacional defiende los intereses del proletariado, del campesinado y la pequeña burguesía respetando los intereses del exiguo capitalismo nacional (Pymes, Mypes) que está en manos de la pequeña y mediana burguesía, más en esta última. Cumplida esta etapa democrático nacional, la revolución chilena pasará ininterrumpidamente a su segunda etapa de revolución socialista.

Tareas y blancos de la revolución.
Las tres tareas de la revolución democrático-nacional son confiscación (sin pago alguno y con armas en la mano) de la gran propiedad agraria terrateniente y de la gran propiedad capitalista de la gran burguesía y del imperialismo. La confiscación de la gran propiedad terrateniente creará la propiedad campesina y la confiscación del capitalismo burocrático generará la primera propiedad socialista de obreros y trabajadores, que servirá de base material para el inicio de la revolución socialista en todo el país.
Los blancos de la revolución democrático nacional son la gran burguesía, los terratenientes y el imperialismo.

Fuerzas, necesidades e instrumentos de la revolución.
Las fuerzas de la revolución son de dos tipos: fuerzas motrices y fuerzas aliadas. Las primeras son el proletariado y el campesinado; y las segundas son la pequeña burguesía como aliado principal y el ala izquierda de la mediana burguesía como aliado circunstancial. El campesinado es la fuerza principal de la revolución, mientras que el proletariado es fuerza dirigente que mantiene el rumbo hacia el comunismo.
Toda revolución es una guerra de clases, y por ello tiene tres necesidades, necesidad de dirección o mando único, necesidad de organizar su acción armada y necesidad de unificar a la población que dirige. Estas necesidades dan lugar a los tres instrumentos de la revolución: el Partido Comunista Estado mayor de la revolución, el ejército guerrillero popular y el frente único popular.

La política de la revolución.
La política fundamental de la revolución depende del grado de intervención imperialista en el país. Hoy se da una intervención indirecta del imperialismo en nuestra patria, por tanto la política fundamental de la revolución es la del Frente Único Popular; cuando se dé una intervención directa  la política cambiará a la del Frente de Liberación Nacional. El frente único popular es el problema de movilizar, politizar y organizar a las masas populares en la lucha reivindicativa por sus demandas económicas y políticas, en función de preparar, iniciar y desarrollar la guerra popular. Esto nos lleva a la necesidad de comprender la evolución histórica de las masas y su constitución actual. Históricamente las masas populares en Chile han evolucionado desde nuestras raíces históricas plantadas en la sociedad antigua del comunismo indígena, hasta lo que son hoy, masas de indígenas, mestizos, criollos e incluso blancos, sufriendo en común aunque con peculiaridades, la misma y única explotación y opresión de la gran burguesía, los terratenientes y el imperialismo, opresión ejercida por un mismo y único viejo Estado, el Estado chileno. Por tanto corresponde trabajar por la unidad de las masas populares, que como clases sociales explotadas conformarán el frente único popular.

Forma principal de lucha y camino de la revolución.
Nuestro pueblo siempre ha luchado por sus demandas inmediatas, pero esta lucha reivindicativa muy necesaria no es suficiente pues no resuelve en definitiva los problemas del pueblo postergados generación tras generación. Solo la lucha por el poder político podrá resolverlos, y la forma principal de lucha de la revolución no son las elecciones ni las escaramuzas armadas mezcladas con treguas, pues ambas formas no apuntan a destruir el poder de los explotadores sino a implorar negociaciones para participar en el viejo Estado. La forma principal de lucha de la revolución democrático-nacional es la lucha armada cuya más alta expresión es la guerra popular; y el camino de la revolución, por el cual se le aplica es el camino de cercar las ciudades desde el campo, siendo principal el campo, y la ciudad complemento necesario. Ahora, si ligamos esto con lo afirmado sobre que todo el pueblo sufre la única y misma explotación y la opresión de un único y el mismo viejo Estado, concluiremos que en este proceso o se liberan todas las masas populares o no se libera nadie. Estamos contra la política imperialista de un Estado indígena dentro del Estado, de un Estado mapuche dentro del viejo Estado chileno, somos partidarios de la destrucción por partes de este viejo Estado y la construcción simultanea por partes, del nuevo Estado democrático popular, a partir de la organización de Bases de Apoyo, regiones rurales en las que se destruye el poder local y se levanta un poder popular. Bases de apoyo que servirán para extender la revolución a todo el país. Un proceso armado en que las masas populares se unifican en torno a la nueva cultura de la revolución, de la organización de la violencia revolucionaria y de la nueva sociedad libre de explotación y opresión, y que solo teniendo el poder conquistado en todo el país, será posible resolver los problemas de la autodeterminación de las minorías nacionales. Porque la autodeterminación no se reclama a un viejo Estado, más bien se conquista con un nuevo Estado resultante de la acción armada de las masas populares, un Estado de ellas mismas, un Estado democrático popular. 

Movilizar a las masas de obreros y campesinos
Sí estas son las características de la revolución democrático-nacional, cabe preguntarnos como lo hizo en su momento el Presidente Mao ¿Por qué después de varias décadas de lucha, desde 1922, nuestra revolución no ha logrado conquistar el poder para las masas populares? Porque aún no han sido movilizadas las masas trabajadoras de obreros y campesinos que constituyen el noventa por ciento de la población. Por tanto, se nos presenta la tarea impostergable de movilizar a las masas de obreros y campesinos y solo se puede hacer esto integrándonos a las luchas de clases de las masas, criticando el subjetivismo y el individualismo principalmente de los intelectuales y estudiantes que con frecuencia se muestran “poco prácticos en su pensamiento y vacilantes en su acción”, educando en la violencia revolucionaria pues “solo con el fusil se puede transformar el mundo entero” y en la lucha contra el revisionismo es decir, contra la pandilla de falsos comunistas e ‘izquierdistas’ que manipulan y traicionan las luchas del pueblo. 


EL MOVIMIENTO JUVENIL POPULAR

Los jóvenes del pueblo constituyen un porcentaje importante y una fuerza formidable de transformación. Los múltiples problemas que sufren se resumen en la doble opresión que pesa sobre ellos, la opresión de clase, que es general a todo el pueblo, y la opresión patriarcal, que es peculiar en los jóvenes; de ambas es principal la opresión de clase, que en el caso de los jóvenes se expresa en la sobreexplotación de su mano de obra, en el indignante hecho de no tener tierra y en el tráfico educativo de sus expectativas; y todo esto es necesario especificar, sistematizar en detalle, y propagandizar. Siendo Chile un país atrasado, la opresión patriarcal adquiere una connotación feudal impregnada de autoritarismo y supersticiones, no pocas veces acompañada de mal trato físico, prohibiciones y hasta reclusiones, todo lo cual se resume en la superchería de considerar a los jóvenes, ‘menores de edad’ sin raciocinio, sin intereses, decisión, ni voluntad propios. Frente a estos dos problemas fundamentales, se levantan los jóvenes del pueblo impulsados por tres factores que los caracterizan: en primer lugar, son la fuerza más activa y vital de la sociedad; en segundo lugar son los más ansiosos por aprender; y en tercer lugar son los menos conservadores. Apoyado en estas características de los jóvenes, el Movimiento Juvenil Popular se basa en tres criterios:

-          Trabajar por la unidad de las masas populares,
-          Integrarse con las masas principalmente de obreros y campesinos, e
-          Integrarse en la lucha de clases y estilo de vida de las masas.

Estos tres criterios constituyen una unidad, no puede aplicarse el uno sin el otro, pero también hay que diferenciar y por eso afirmamos que de todos ellos principal es integrarse a las masas de obreros y campesinos. El movimiento estudiantil en Chile ha cumplido muchas jornadas de lucha contra los tres enemigos del pueblo, a este movimiento en ocasiones se han unido los intelectuales populares, específicamente maestros, parvularias, enfermeras, etc. los que en conjunto forman un gran contingente. Sin embargo no es el contingente principal de la revolución. Las luchas de los intelectuales y estudiantes son necesarias, pero por si solas no podrán derrocar y destruir a los tres enemigos principales del pueblo. El contingente o fuerza principal de la revolución son los obreros y campesinos, por lo tanto los jóvenes intelectuales y estudiantes deben ir a las masas obreras y campesinas, integrarse a sus luchas y acoger su estilo de vida. Al respecto el Presidente Mao dice certeramente que entre muchas características, la que destaca en las masas populares es su pobreza, que eso no es malo, es bueno, pues la pobreza impulsa el anhelo de cambio, de acción, de revolución. Lenin decía que, quien vive con sus necesidades plenamente satisfechas evidentemente no desea la revolución, a esto se refería Bertolt Brecht, militante comunista alemán, cuando escribió que “solo quien no sabe las cosas es capaz de reír” y actualmente vemos dirigentillos y grupitos de gentes que por su ‘inconfesable miedo a la pobreza’ se amoldan al orden imperante tras su charlatanería ‘revolucionaria’.

EL Movimiento Juvenil Popular, aplica su línea política específica, primero, luchando con las masas de obreros y campesinos y viviendo como ellas, solo así podremos conocer con mayor profundidad sus problemas: la tierra, el trabajo, los alimentos que faltan, la salud quebrantada, la negra ignorancia, es decir, solo abrazando la vida de las masas podremos impulsar su lucha por demandas, actuando de acuerdo a sus necesidades y deseos, respetando su voluntariedad y desechando toda apestosa presunción de sabelotodo, de autoritarismo y sectarismo, brindando por el contrario, respeto, dedicación y camaradería. Así mismo, nos proclamamos partidarios de la filosofía de la lucha, contra la parsimonia y la conciliación, pues en aguas estancadas solo crecen zancudos y batracios. En síntesis como el sol a las ocho de la mañana, los jóvenes del pueblo, del campo y la ciudad, nos rebelamos justamente, contra todo signo de explotación y opresión, escuchando la voz de nuestro tiempo y ocupando nuestro puesto en la jornada, en la lucha definitiva de nuestra época que ningún revolucionario declarado puede soslayar.

Teniendo como base la línea política para el movimiento juvenil expuesta, presentamos a continuación un esbozo de los principios que nos guían en nuestro accionar, pues toda acción concreta, parte de una idea sobre el problema específico a resolver, y esta idea tiene como guía un conjunto de principios generales y una línea política específica sobre la realidad en que el problema se presenta.



PRINCIPIOS DEL MOVIMIENTO JUVENIL.
ESBOZO.

1.      Enarbolar, defender y aplicar el marxismo-leninismo-maoísmo, aplastando la concepción imperialista, gran burguesa y terrateniente, aniquilando al revisionismo y superando las concepciones pequeñoburguesas y derechistas.

2.      Practicar la disciplina y organización proletarias oponiéndose al anarquismo y a las actitudes libertarias en lo organizativo.

3.      Ir a lo hondo y profundo de las masas oponiéndose a la tendencia revisionista de quedarse en la superficie y destruir el desprecio a la experiencia práctica.

4.      Ir principalmente a las masas obreras y campesinas más pobres y explotadas. Los jóvenes, mejores hijos de ellas son nuestra base.

5.      Movilizar y politizar es impulsar la lucha reivindicativa en las masas por sus necesidades básicas en función de preparar, iniciar y desarrollar la guerra popular, elevando su comprensión política paso a paso, en lucha y respetando su voluntariedad.

6.      Organizar a las masas aplicando el principio clasista de agrupar partiendo de la posición de clase. Elevar la organización de las masas es estimularlas a aferrar la concepción y método del proletariado.

7.      tener como estilo de vida el luchar y vivir con las masas populares principalmente de obreros y campesinos, abrazando la pobreza como impulso material para vencer adversidades en el camino de la revolución.


Movimiento Juvenil Popular
Chile, Noviembre, 2016



lunes, 24 de octubre de 2016

¡OCTUBRE ES ROJO! DOS REVOLUCIONES, TRES LECCIONES

La revolución rusa  (1917-1956) y la revolución China (1949-1976) ocurridas ambas en octubre, son dos grandes hitos que nos dejan tres lecciones: La lucha del pueblo es a fin de cuentas por el poder; y lo hace bajo dirección de un partido comunista; y con las armas en la mano. La Revolución Rusa fue conducida por un Partido Comunista dirigido por Lenin que llevó al pueblo Ruso a la conquista del poder por medio de la insurrección y la posterior guerra civil.  De igual manera, la revolución China fue conducida por un Partido Comunista dirigido por Mao Tse-Tung que llevó al pueblo a la conquista del poder también por medio de las armas, desarrollando la guerra popular del campo a la ciudad.

Nosotros vivimos bajo un sistema explotador al servicio de la gran burguesía y los terratenientes (grandes empresarios y latifundistas) que nos oprimen con su Viejo Estado Chileno, un Estado que no nos resuelve nada  (vivienda, educación, Salud, jubilación), que solo trae miseria, corrupción, sueldos bajos, desocupación, represión  y  sobreexplotación. Solo es cosa de ver lo que ocurre en 4 regiones del sur,  las más pobres, con los sueldos más bajos y con gran número de cesantes, una realidad que a ellos no les importa en lo más mínimo. ¡Este sistema no nos sirve, está podrido hasta sus raíces y cualquier intento de reforma es simple maquillaje! Sus elecciones no son más que el reflejo de toda la explotación y opresión, donde se nos obliga elegir cada cuatro años a quien será el nuevo verdugo del pueblo.

No confíes en estos chupasangres oportunistas, que como en cada elección, solo te buscan para  obtener  puestos, algunos inclusive disfrazándose de izquierda (falsos comunistas, izquierda autónoma, revolución democrática, etc.) y también los que dicen defender al pueblo mapuche pero que se coluden con el Estado (Wallmapuwen, Admapu).  Confía solo en tus propias fuerzas, en tu organización propia, que debe ser distinta y opuesta a los explotadores, al Estado y a los oportunistas. Solo siguiendo el ejemplo de las dos grandes revoluciones pondremos fin a la explotación y opresión,  retomando las rojas banderas de Recabarren (fundador del PC de Chile) usurpadas por los falsos comunistas desde los años treinta hasta la fecha.

Rojas son las banderas de los que se rebelan, roja es la sangre derramada del pueblo, el negro es el color del pesimismo y la capitulación.

¡ABAJO LAS ELECCIONES! ¡DESARROLLAR LA REVOLUCIÓN CHILENA!


lunes, 29 de agosto de 2016

¡APLASTAR LOS NEGOCIADOS HAMBREADORES DEL IMPERIALISMO Y SUS LACAYOS, GRANDES BURGUESES Y TERRATENIENTES!

El EREDE es la instancia donde la gran burguesía y los terratenientes de la región se juntan para debatir como profundizar el capitalismo burocrático bajo las inversiones del imperialismo principalmente yanqui. Ellos con su viejo Estado Chileno tienen tres tareas reaccionarias que resolver:

1.- Enfrentar su crisis general en todos los planos, siendo central la económica y política.

2.- Reestructurar su viejo Estado mediante las reformas implementadas por el gobierno, siendo central para ellos la reforma constituyente con la que sellarán el incremento del fascismo, característica a la que ha devenido el actual gobierno. 

3.- Prevenir el inicio de la guerra popular, buscando contener la violencia revolucionaria de las masas para desviar sus luchas hacia el pacifismo electoral con ayuda del revisionismo (falso partido comunista) y oportunistas (electoreros en general).

 ¡NUESTRAS LUCHAS DEBEN SERVIR A PREPARAR EL AJUSTE DE CUENTAS CON LOS EXPLOTADORES Y SU VIEJO ESTADO!

NUESTRA TAREA: LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICO-NACIONAL

SUS BLANCOS: La gran burguesía, los terratenientes y el imperialismo, los explotadores que hacen de Chile un país semicolonial, semifeudal con capitalismo burocrático. 



¡¡NUESTRO CAMINO NO SON LAS ELECCIONES SINO UNA REVOLUCIÓN DEL CAMPO A LA CIUDAD POR LA CONQUISTA DEL PODER!!


¡AL PUEBLO LE COBRAN DOBLE! ¡ABAJO LAS AFP!

¡POR LA ELIMINACIÓN DE LAS COTIZACIONES QUE IMPONEN AL TRABAJADOR ! 

Las AFP son negociados vinculados a las grandes corporaciones de seguros del capital imperialista, generados en Chile durante el gobierno militar como parte del plan de profundización del capitalismo burocrático bajo el mando del imperialismo yanqui y sus inversiones. Así la gran burguesía chilena (grandes empresarios) amparándose en las leyes del Viejo Estado chileno que ellos dirigen bajo alianza con los terratenientes, ha generado todo un negociado mediante la especulación con nuestros sueldos a partir  de la imposición de cotizaciones al trabajador. Y es que desde incluso antes de las AFP ellos NOS COBRAN DOBLE Y TRIPLE, porque junto con cobrar impuestos nos cobran una parte de nuestros salarios de hambre para según ellos darnos acceso a salud y pensiones,  y a cambio nos entregan servicios miserables para volvernos a cobrar por atención de calidad, pues si no lo hacemos simplemente nos dejan morir en la fila de espera.

LA LUCHA POR UN SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL NO BASADO EN EL SALARIO DEL TRABAJADOR ES UNA DEMANDA HISTORICA DEL MOVIMIENTO OBRERO. No es el pueblo quien debe financiar las jubilaciones, pasamos una vida entera sudando por un miserable sueldo como para más remate tener que financiar nosotros nuestra vejez mientras los explotadores se lavan las manos amasando sus riquezas que extraen con nuestro trabajo, ES EL VIEJO ESTADO CHILENO Y LOS GRANDES EMPRESARIOS QUIENES TIENEN EL DEBER DE CUBRIR LA SEGURIDAD SOCIAL DEL PUEBLO. Hoy, el gobierno de turno busca profundizar las AFP basándose en las órdenes imperialistas del Fondo monetario Internacional (FMI) lo cual implica la posibilidad de aumentar la edad para jubilar, el subsidio del miserable pilar solidario y la AFP estatal. Frente a esto tanto la CUT como quienes dirigen la coordinadora no más AFP están aprovechando el descontento popular para llevarnos tras ello, unos levantando la AFP estatal y otros  lo que es lo mismo, el sistema de reparto tripartito, apelando a que este se opone al negociado actual, cuando en realidad fue su germen. El sistema de reparto solo sirvió para mostrar a los grupos económicos, el monopolio privado de la gran burguesía, que la previsión social puede ser un negociado muy rentable si se basa en la cotización del trabajador, observando cómo el viejo sistema había ayudado al enriquecimiento del monopolio estatal (gran burguesía que dirige las grandes empresas estatales participantes de la producción). Decir que antes de la AFP era todo color de rosa es una aberración, la vejez del pueblo nunca les ha importado más que para enriquecerse a costa de las cotizaciones que nos imponen.

Por eso, luchar verdaderamente contra las AFPs es eliminar la base en que se sustenta: la cotización del pueblo, todo lo demás es simple y llanamente campaña electoral para evitar su derrumbe a cambio de algunos querer acomodarse como administradores de fondos previsionales públicos o privados y así vivir de la plata del pueblo, por eso Bachelet ha incorporado algunas de sus propuestas, porque le ayuda a evitar la revolución. El movimiento obrero y popular debe retomar su demanda histórica: la conquista de un sistema de seguridad social  garantizado por los explotadores y su viejo estado, lucha que debe servir a preparar LA SOLUCIÓN DEFINITIVA: LA CONQUISTA DEL PODER, UNA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICO-NACIONAL CONTRA EL IMPERIALISMO Y SUS LACAYOS: LOS TERRATENIENTES Y LA GRAN BURGUESÍA. Esta es la revolución que del campo a la ciudad destruirá el Estado burgués-terrateniente y construirá  simultáneamente el nuevo Estado democrático-popular dando paso ininterrumpido a la revolución socialista, el tránsito a una sociedad sin clases sociales, el comunismo. 

¡LUCHAR POR UN SISTEMA DE SEGURIDAD SOCIAL GARANTIZADO POR EL VIEJO ESTADO Y LOS EXPLOTADORES!

¡PREPARAR LA REVOLUCIÓN POR LA CONQUISTA DEL PODER!

MOVIMIENTO JUVENIL POPULAR